>Cosas de Decoración

Toppers para tu colchón, ¿para que sirve?

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Para quien no lo sepa, un topper de colchón es un tipo de colchón fino que se utiliza para modificar alguna propiedad del colchón principal, colocándolo encima de este. Este elemento se fabrica en diversos materiales, con diferentes grosores y tipos de acolchados, que aportan una serie de ventajas. Ya sea de plumón, látex, espuma, fibras naturales o viscoelástica es de fácil colocación, gracias a las gomas elásticas que llevan incorporados en sus esquinas. Además, al ser lavables, resultan muy higiénicos.

Toppers para tu colchón, ¿para que sirve?

Ventajas y beneficios de utilizar un topper

El topper es un objeto que se suele utilizar cuando la cama ha perdido firmeza o, por el contrario, es demasiado firme. También es bastante frecuente recurrir a él cuando el colchón se ha deformado por el paso del tiempo, y no se desea comprar uno nuevo. En cualquier caso, es un útil que mejora la calidad de vida de quien lo utiliza.

Efectivamente, no son pocas las ventajas que trae aparejado el uso de un topper, no en vano están cada vez más valorados y se han vuelto muy populares de forma generalizada en los últimos tiempos.

1.  Aumento del ciclo vital del colchón

Su uso permitirá proteger tu colchón, aumentando su ciclo de vida. Esta capacidad de prolongar el tiempo útil de una parte tan importante en cualquier hogar es el principal motivo por el que este elemento está tan demandado hoy día. El uso habitual del Topper de colchón hace que sea quien soporte la mayor cantidad de desgaste, así como las deformaciones que se producen por el peso y el movimiento del cuerpo del durmiente. Por otro lado, también actúa como barrera ante la humedad que las personas pueden producir mientras duermen.

2.  Barrera de protección del usuario

Así como se utiliza para proteger el colchón del uso de las personas, el topper también sirve como barrera protectora contra los ácaros que suelen habitar este espacio. Estos animales pueden producir diferentes tipos de reacciones alergénicas, comprometiendo la propia higiene de su ocupante. Con esta barrera física, se evita que las bacterias, ácaros y suciedades de diferente índole lleguen a las personas. También hay que considerar que los toppers son desenfundables en su mayoría, permitiendo el lavado de sus fundas, con lo que se logrará aumentar la higiene de esta superficie dedicada al descanso.

3.  Posible personalización

La gama de colchones posibles que existe en el mercado es enorme: materiales, dureza, dimensiones… Por esta razón, no siempre te sientes realmente cómodo en un colchón que no eliges tú, como en una casa de alquiler o en una habitación de invitados. Con la gama disponible de toppers esta personalización del espacio para dormir se amplía un poco más. Con un topper con los materiales adecuados se posibilita una mejor adaptación del colchón que ya se está utilizando.

4.  Opción económica para renovar el colchón

Está suficientemente claro que un topper resulta una inversión muy interesante para ahorrar dinero, ya que prolonga la cantidad de años útiles que suele tener cualquier colchón. Pero, además, el uso de este complemento conseguirá aliviar puntualmente algunos de los desgastes que se producen sobre el colchón por su envejecimiento natural. Con su colocación se podrá sustituir momentáneamente y de forma más económica un colchón deteriorado.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Diseño interior


0 Comentarios Enviar un comentario