>Cosas de Decoración

Ilumina tu casa en invierno y gana la guerra a la oscuridad

Autor: Comentar
Comparte este artículo

¿Quieres aportar más vitalidad, comodidad y calidez a todas y cada una de las estancias de tu casa en una época del año como el invierno? Desde espacios como Vivienda Saludable nos acercan los recursos necesarios para afrontar los días oscuros, que se adueñarán de nuestra ciudad durante las próximas semanas.

Ilumina tu casa en invierno y gana la guerra a la oscuridad

Gana luminosidad en las frías noches de invierno

Las horas de luz se recortan durante el invierno, algo que llevará a las sombras de la noche a ganar terreno. Durante las estaciones más frías, hemos de aprovechar al máximo la luz natural, para la cual hemos de dejar las ventanas de nuestra vivienda al descubierto durante el mayor período de tiempo que sea posible, algo que al mismo tiempo aportará una mayor sensación de libertad y amplitud de espacio. Para conseguirlo, puedes hacerte con unos estores claros o unas cortinas vaporosas.

Igualmente, disponemos de otra serie de recursos para aprovechar la la luz del sol como, por ejemplo, optar por colores claros que incrementarán su brillo. Los detalles en la decoración con tonos vivos ayudarán a generar mayor luminosidad, así como las decoraciones equilibradas en las que no hay exceso de muebles ni complementos ornamentales. También hemos de optar por muebles bajos que, además de dar mayor amplitud, lograrán una mejor distribución de la luz en la vivienda. En el caso de que tengan una altitud considerable, lo más conveniente es que se coloquen sobre las paredes y nunca de las ventanas ni de las cristaleras.

Gana luminosidad en las frías noches de invierno

Por otro lado, recuerda que las estanterías sin fondo atraen menos luz, dotando de mayor luminosidad a la estancia. Recuerda que las puertas opacas de madera absorben una gran cantidad de luz en el espacio, el mero hecho de sustituirlas por otras de cristal, posibilita el hecho de que dicha luz pueda rebotar y expandirse por el resto de la estancia. Igualmente, las puertas blancas o de maderas claras también serán una idea a tener en cuenta.

También puedes pintar los marcos de las ventanas en blanco o tonos claros, por no hablar de que si son del mismo tono que las paredes, los exteriores ganarán en protagonismo. Para ganar en luminosidad, como se indicaba en líneas anteriores, podemos apostar por los tonos neutros, el blanco y el amarillo, así como por tejidos como la gasa, el lino o la organza que facilitan el paso de la luz.

Con la llegada de la noche, la iluminación artificial se convierte en la principal protagonista. Dado que la mayor parte del invierno, las bombillas repartidas a lo largo de nuestra vivienda permanecerán encendidas durante un amplio período de tiempo. Por esa misma razón, no sería desdeñable apostar por la utilización de bombillas LED, que consumen un 85% que los modelos convencionales. Existen muy diversos tipos de iluminación por los que puedes optar. Por un lado, tenemos la de tipo ambiental, capaz de proyectar un tenue resplendor, íntimo y agradable, siendo los apliques de pared los que pueden ayudarnos a conseguir este efecto. Empleado en el diseño de interiores, la iluminación de tareas es ideal para el desempeño de nuestras actividades diarias.

luminosidad en invierno

Para el salón, por ejemplo, podemos emplear lámparas de pie con el haz de luz hacia el techo. Tampoco hemos de descartar para esta estancia de la casa las lámparas de mesa o los apliques de pared si queremos crear una iluminación uniforme y suave. Por su parte, en el comedor podemos optar por lámparas de techo sobre la mesa. Recuerda que podrás obtener una iluminación general o puntual si el modelo elegido es regulable en altura. Esta estancia la podrás completar con velas o apliques.

En espacios como la cocina, lo mejor es optar por una luz empotrada en el techo y fluorescentes o puntos de luz bajo los armarios más altos. En el caso de que dispongas de un rincón para desayunos o comidas, no olvides hacer uso de una lámpara de techo.

Por otro lado, la luz debe estar dirigida al techo o paredes en el dormitorio. Las mesillas deben contar con lámparas que tengan la pantalla pequeña. Las sombras del invierno son especialmente peligrosas en una estancia como el cuarto de baño. Para evitarlo, has de flanquear el espejo con apliques. Procura que los enchufes se encuentren como mínimo a una distancia 1, 10 metros del suelo y 1 metro de la toma de agua.

Luz en invierno dentro de la vivienda

En líneas generales, para otorgar un mayor dinamismo puedes optar por la combinación de luces de techo con lámparas de pie, así como los rieles de luces empotrados en el techo, ayudan a bañar las paredes de luz y ampliar los espacios.

Tal y como se comentó en líneas anteriores, desde espacios como Vivienda Saludable nos acercan una información útil y práctica para disponer de un hogar totalmente sano, seguro y confortable. Para ello contarás con consejos, ideas, asesoramiento a tus dudas y una comunidad de usuarios con las que compartir tus ideas.

¿Qué os parecen estos consejos?

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Iluminación


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar