El zinc como material decorativo

El zinc en la decoración ha sido un material muy marginal hasta hace poco tiempo, que se ha vuelto a poner de moda. El retorno hacia lo natural y lo ecológico ha traído el zinc de nuevo a la palestra y este humilde material se ha revelado como muy versátil y decorativo.

923767_bucket_chair

Que lo ecológico está de moda, es una realidad incuestionable. Se busca lo natural, lo saludable y en decoración esta corriente también se está haciendo notar en una reutilización de materiales como la madera, el hierro y otros aparcando lo sintético.

El zinc está viviendo otra segunda juventud gracias a estas modas y estilos de vida y así es fácil encontrar en las tiendas de decoración accesorios realizados en este material que parecía olvidado en los pueblos.

Pese a su aspecto humilde, el zinc resulta sumamente decorativo si lo utilizamos en accesorios estratégicamente colocados. Por ejemplo, en el recibidor, un paraguero de zinc queda genial.

Y, ¿qué tal en la cocina disponer una barra con pequeños cubitos de zinc para colocar especias?. A mí me encantan los cubos de zinc, con ese toque tan rústico y vintage… ¡¡y son súper útiles!!, para las cucharas de madera, espumaderas, las pinzas de la ropa…  ¡¡para mil cosas!!

En el jardín o la terraza como maceteros quedan perfectos, o para colocar los aperos de jardinería y se pueden combinar con la regadera en zinc también.

También he visto la clásica mesa de jardín de piedra pero forrada de zinc y me ha parecido una idea estupenda. Resulta moderna y estilosa.

El zinc también se utiliza como encimeras en las cocinas, para forrar asientos, de marco para fotografías o láminas, archivadores tipo oficina, baúles…

Como quiera que los uses, seguro que el zinc te trae recuerdos de infancia pero a la vez, resulta contemporáneo y muy decorativo.

Fuente de la imagen: clshearin

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *