>Cosas de Decoración

Mantenimiento de la caldera de tu vivienda

Autor: Comentar
Comparte este artículo
¿Cómo purgar el radiador?,  Al llegar inicialmente el frío,  no nos detenemos a fijarnos mucho en el calor del hogar, pero cuando entran las heladas y rondan los cero grados, entonces sí miramos a ese pequeño individuo que cobra vida e importancia en esta fechas después de estar meses desaparecido, nuestra vista no lo veía.
101847342

Los que vivimos en casas antiguas, por ejemplo en el centro de Madrid o cualquier capital de España, sabemos que los radiadores nos acompañan en estos días de frío como un socio imprescindible en la lucha contra la caída del termómetro.

Entonces,  nos damos cuenta que alguno de ellos no calienta igual, hace ruidos. La purga es fácil, hay que disponer de un cubo o barreño y un destornillador,  incluso alicates, pues algunos radiadores más antiguos tienen la llavecita en forma de tuerca.

El asunto es sacarle el aire al radiador, con esa llave se abre el conducto del agua, con un destornillador tienes que girar hacia la izquierda esa llavecita, el cubo es para el agua que saldrá, no mucha,  pero es mejor ser precavido, puede que salte algo de agua con aire.

Cuando veas que sale agua sin burbujas, ya lo puedes cerrar con cuidado, no lo aprietes demasiado, se puede pasar y suelen ser aparatos viejos, sobre todo en áticos y pisos de las zonas antiguas de la ciudad.

Tienes que poner la calefacción antes de proceder a esta acción para saber exactamente cuáles funcionan peor, pero de todas formas es mejor que lo hagas en todos, así tendrás la seguridad de que  marchan bien.

Puedes apagar la caldera, y esperar para volver a encenderla, aquí es importante el mantenimiento de tu aparato calentador, pues dependes de él para ducharte y tener una temperatura agradable.

Este tipo de calor por agua caliente, es muy apreciado para muchos, otros lo ven antiguo, pero,  en realidad,  aporta ciertos grados de humedad, no es tan seco como el aire acondicionado. Las bombas,  en realidad,  nos tienen todo el año soltando aire, frio en verano y caliente en invierno, nos reseca la piel, los ojos y suele provocar dolor de cabeza.

El mantenimiento personal de la caldera no es nada complicado como ves y con toda seguridad economizarás en tus gastos mensuales de invierno. Aparte de purgar los radiadores, tienes que estar pendiente de la presión, verás que tiene un indicador, una parte azul de la que no debe pasar la aguja, si es así,  es que le has metido demasiada agua, lo puedes graduar y dejarlo un poquito por debajo de esa línea tope, porque las calderas,  según el calor que emitan,  pueden variar esa presión.

También existen en todas las compañías y contrato de mantenimiento anual, vienen una vez al año y lo revisan todo. No obstante,  si tiene avería te cobran mano de obra y piezas,  dependiendo del tipo de contrato que tiene cada casa.

Pero este tipo de mantenimiento es fácil y recomendable para mantener ese pequeño detalle controlado. Mantén siempre esa presión equilibrada, y sin aire los radiadores,  verás cómo todos te funcionan y calientan tu vivienda en estas noches heladas.  Ahorrarás tiempo y dinero. Felices y cálidos sueños.

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Especiales, Featured, General


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar