Establecer un estado de ánimo según los colores

Autor: Comentar
Comparte este artículo
La ciencia lleva estudiando la relación existente entre el color y el estado de ánimo durante muchos años. Los expertos aseguran que los colores no sólo pueden provocar distintas reacciones emocionales, sino también mejorar el humor y el bienestar interior. Incluso, recientes estudios sugieren que más que ver el color, las personas lo sienten.

106597942

Los colores se pueden dividir en tres tipos básicos: activos, pasivos y neutros. Si conoces sus secretos, podrás pintar y decorar tu casa de la manera que más se ajuste a los climas que intentas crear.

Colores activos: Los colores activos son colores cálidos, e incluyen al amarillo, el naranja y el rojo. Estos colores inspiran sensaciones positivas y dan mayor confianza y extroversión. Los colores cálidos pueden también inspirar actitudes de conversación y sociabilidad. El rojo, por ejemplo, “calienta” un cuarto como ninguna otra tonalidad. Los amarillos intensos y los colores dorados destilan creatividad y ganas de trabajar, por lo que son ideales para las salas de oficina, las cocinas y las áreas de estudio.

Colores pasivos: Los colores más fríos, brindan sensación de paz y frescura. Los dormitorios, las áreas privadas y los cuartos de baño, son muy buenos lugares para decorar con azules, verdes y púrpuras.

Colores neutros: Los colores neutros, son como “colores sin color”. Beige, los tonos de grises, y los blancos, no activan ni enfrían nada, pero, en su lugar, trabajan en conjunto con los demás colores, para unir cuartos y proporcionar la transición entre las diferentes tonalidades.

Si pintas las paredes de una habitación siguiendo esta pauta de colores, podrás cambiar muy fácilmente su imagen o la sensación del cuarto. Mezclar o combinar colores dentro de un mismo esquema de tonalidades, es una manera excelente de balancear el color y la emoción, y dará una sensación de bienvenida a sus huéspedes.

¿Cómo elegir un tono para cada tipo de pared?

Paredes neutras: Los colores neutrales, como el blanco, gris, el beige, y el amarillo claro, envían un mensaje de calma y paz al cerebro. No es casualidad que los consultorios de los médicos, los cafés, los spa y los centros de salud mental, tengan paredes con colores neutros, cuyas propiedades pueden transmitir tranquilidad y bienestar a las personas.

Paredes brillantes y cálidas: Para recrear una atmósfera acogedora y de calidez en un cuarto, se deben utilizar colores brillantes y cálidos, como el amarillo fuerte, el naranja y el rojo. Estos colores son muy buenas opciones para los cuartos que se ven fríos y opacos debido a la ausencia de luz natural. Combinando varias tonalidades de colores cálidos, se logrará evocar reacciones positivas y alegres.

Uno de los colores más recomendados dentro de los activos, es el amarillo intenso. Esta tonalidad agrega mucha vitalidad a los cuartos oscuros, por lo que incluso los terapeutas lo usan a menudo en sus clínicas o consultorios. Aumenta la energía. También recomendable para cocinas y cuartos de lavar.

Paredes frescas: En los cuartos donde haya mucho sol, los colores frescos pueden proporcionar calma al ambiente. Los verdes claros y los celestes, son perfectos para los dormitorios, los cuartos de juego, y las áreas de actividad.

Otros colores frescos, como por ejemplo el azul marino o el verde oscuro, pueden evocar ánimos reservados e incluso tristeza. Por esta razón, los colores frescos no se utilizan generalmente en áreas grandes.

Para combinar los colores en las estancias, no hace falta pintar las paredes de diferentes tonalidades, lo podemos lograr utilizando muebles y accesorios que puedan proporcionarle un contraste visual al color de la pared.

Los colores frescos (pasivos), hacen que un cuarto se vea más grande de lo que en realidad es, mientras que los colores cálidos (activos) dan la sensación de cuartos más pequeños pero más acogedores.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales, Estilos decorativos


0 Comentarios Enviar un comentario